Árnica, el antiflamatorio natural


El árnica, también llamada Arnica montana, es una planta originaria de las regiones montañosas de Europa y del sur de Rusia. Las flores y las hojas de esta planta tienen muchos usos medicinales populares para tratamientos destinados a aliviar el dolor, reducir la inflamación y las equimosis postraumáticas y posquirúrgicas.


Existen alrededor de 30 especies de Arnica, que se diferencian entre sí por el lugar donde crecen y por pequeñas diferencias en el tallo y las hojas.

Entre muchas culturas el árnica se ha vuelto popular debido a que es un estimulante eficaz en inflamaciones locales por contusión, coadyuva a diminuir los golpes, dolores, hematomas e hinchazones debido a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas junto a su habilidad para estimular la circulación sanguínea.



Nosotros en El Ángel de la salud natural, te recomendamis ARNICA CON DICLOFENACO Y NAPROXENO  en gel de origen mexicano eficaz contra dolores reumaticos, artritis y dolores musculares cronicos


Árnica sirve para ayudar en el tratamiento de:


Contusiones;

Escoriaciones;

Distensión muscular;

Dolor muscular;

Hinchazón;

Dolores articulares;

Garganta inflamada;

En caso de traumatismo;

Tónico muscular;

Artritis;

Furúnculo;

Picada de insecto.


El poder analgésico, antiinflamatorio y antibacteriano de esta planta, de la familia de las Asteraceas, se debe a los flavonoides que posee (astragalósidos, quercetol, glucogalacturónido e isoquercitrócido), estos últimos principios poseen propiedades rubefacientes que al restregarse sobre la parte dolorida induce aumento del calor y enrojecimiento de la piel por la acumulación de sangre,esta acción determina que desaparezcan o no emerjan los moretones.

49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo