Beneficios del diente de león

El diente de león común (Taraxacum officinale, en chino: pugongying) es una planta herbácea vivaz de la familia de las asteráceas. Posee hojas desde la base dispuestas en roseta, muy lobuladas y dentadas, y una raíz central larga y gruesa.


Desde la antigüedad el diente de león es utilizado de manera farmacéutica, en la medicina popular de la Antigua Grecia ya se apreciaba el diente de león por sus propiedades contra las molestias estomacales.


También en las antiguas civilizaciones árabes del Oriente los médicos describieron los múltiples efectos beneficiosos de esta planta sobre la salud, en la Edad Media los sanadores utilizaban su jugo lechoso para tratar las enfermedades oculares.


En general, la planta se considera «limpiadora de la sangre» con acción estimuladora del metabolismo en casos de insuficiencia hepática, cálculos biliares y niveles de colesterol elevados.

No obstante, también se utiliza como tónico de sabor amargo y laxante suave para tratar la gota y las enfermedades de tipo reumático, los eczemas y otras patologías cutáneas, y como ingrediente que aumenta la producción de orina.



Así el diente de león actúa como fármaco amargo de suave acción colerética, diurética y estimuladora del apetito; y como coadyuvante en las patologías hepáticas, las colecistopatías y los trastornos de la digestión, especialmente cuando existe una mala digestión de las grasas.


Cabe destacar que en remedios de herbolario y parafarmacia el diente de león está presente en preparados para prevenir o combatir la presencia de cálculos biliares, para aliviar alteraciones leves a nivel hepático y para el tratamiento natural de insuficiencias hepáticas o renales.


Es importante mencionar que el diente de león (raíz y hojas) se ha ensayado para el tratamiento alternativo de la diabetes del tipo 2, por efecto de alguno de sus componentes como el taraxasterol o los ácidos chicórico y clorogénico, según un estudio publicado por la Society for Biomedical Diabetes Research (SBDR), aunque a este respecto se esperan nuevos ensayos que confirmen del todo su eficacia.


El diente de león no debe utilizarse nunca en caso de problemas biliares sin la supervisión de un médico y está contraindicado en caso de obstrucción de las vías biliares. Debido a que contiene sustancias amargas, el diente de león estimula la producción de jugo gástrico, por lo que a ciertas personas puede causarles molestias gástricas e hiperacidez.


Para mayor información en El Ángel de la Salud llámanos al 512-277-3658

78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo