¿Para qué sirve la albahaca?

La albahaca es una planta medicinal conocida también como Alhábega, Alfábega, Basílico, Hierba real y sirve para preparar un gran remedio casero para las aftas, tos y dolor de garganta.


La albahaca es un arbusto que puede llegar a 60 cm a 1 metro de altura con innumerables hojas anchas y muy aromáticas, que se utilizan ampliamente en la cocina italiana. La planta tiene pequeñas flores que pueden ser lilas, blancas o rojas.


Las hojas de esta planta se empleaban con fines culinarios pero también medicinales y rituales. Los antiguos egipcios recurrían a sus fragrantes propiedades para embalsamar a los muertos, y en la Antigüedad Clásica se asociaba con significados fúnebres y también de poder y vigor o, incluso, de fecundidad.

A pesar de que tratamos las hierbas como meros condimentos o aderezos, hay que recordar que las aromáticas como la albahaca también tiene propiedades beneficiosas para la salud.

Además de sumar sabor y aroma sin tener que recurrir a salsas calóricas, exceso de sal o azúcares añadidos, destaca por su contenido en flavonoides, potentes antioxidantes que protegen frente a los radicales libres y previenen el envejecimiento prematuro.


Los mismos componentes volátiles responsables de su aroma tienen efectos antibacterianos y se le atribuyen propiedades antiinflamatorias. Su consumo se asocia, asimismo, a efectos beneficiosos en los procesos digestivos, y también se le adjudican propiedades relajantes, antiespasmódicas y analgésicas.


Destaca su contenido en vitamina C, betacarotenos y ciertos minerales, aunque normalmente consumimos tan poca cantidad de esta hierba que sus nutrientes son apenas un añadido más dentro de una dieta saludable. Sin duda, el mayor beneficio que nos aporta es el placer culinario, que puede tener efectos relajantes o como estimulante del apetito, según las sensaciones que inspire su aroma en cada persona.



Los beneficios de la albahaca para la salud son:

1. Ayuda en el tratamiento de la tos y la flema;

2. En el proceso de cicatrización de las heridas;

3. Problemas de estómago;

4. Falta de apetito;

5. Gases;

6. Aftas;

7. Dolor de garganta;

8. Roncar;

9. Amigdalitis;

10. Náuseas;

11. Verrugas;

12. Estreñimiento;

13. Cólicos;

14. Ansiedad;

15. Insomnio;

16. Migraña;

17. Picadas de insectos.


Las propiedades de la albahaca incluyen su acción antiespasmódica, digestiva, vermífuga, antibacteriana, fungicida, insecticida, astringente, cicatrizante, febrífugo, estimulante, anti-emético, antitusígeno y antiinflamatorio.

70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo