Una buena alimentación es imprescindible para combatir el COVID-19

La Organización Mundial de la Salud declaró a la pandemia de enfermedad por el virus SARSCoV2 (COVID-19) el pasado 11 de marzo del 2020 por lo que es una emergencia sanitaria de interés internacional.

La última actualización hasta el día de hoy es de 31,687,807 casos confirmados de covid-19, de acuerdo con las estadísticas en Estados Unidos se han registrado 6,948,359 enfermos de coronavirus y han fallecido 201,573 personas.

Pero, aunque parezca que la situación está fuera de control, es recomendable para prevenir el covid-19 evitar propagar el virus y reducir las posibilidades de contraerlo lavándote las manos regularmente, evitando tocarte la cara y minimizando el contacto social para proteger tu salud y la de las personas que te rodean.


Sin embargo, es importante reforzar el sistema inmunológico además de mantener el distanciamiento social y usar gel antibaterial reforzar el sistema

Investigaciones recientes han demostrado que el microbioma intestinal desempeña un papel esencial en la respuesta inmune del cuerpo a las infecciones y en el mantenimiento de la salud en general.


Además de ayudar en la defensa contra patógenos infecciosos como el coronavirus, un microbioma intestinal saludable también contribuye a prevenir reacciones inmunológicas potencialmente peligrosas, que dañan los pulmones y otros órganos vitales.

La diversidad de microbiomas disminuye a medida que uno envejece, lo que ayuda a explicar por qué la respuesta inmunitaria varía según la edad y por qué es aún más necesario mantener un microbioma saludable durante toda la vida.


La mejor manera de aumentar la diversidad de microbiomas es comiendo una amplia gama de alimentos de origen vegetal, que son ricos en fibra, y limitando los alimentos ultraprocesados, incluida la comida chatarra.



Es decir, comer muchas frutas, verduras, nueces, semillas y granos integrales; grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra de alta calidad; y carne magra o pescado y evitar el alcohol, la sal, los dulces y las bebidas azucaradas y los edulcorantes artificiales u otros aditivos.

También puedes ayudar a tu microbioma comiendo regularmente yogur natural y quesos artesanales, que contienen microbios vivos (probióticos).

No olvides también Cuidar tu salud mental, mantenerte físicamente activo y dormir lo suficiente también ayudarán a mantener tu sistema inmunológico en buena forma.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo