Árnica y diclofenaco, un alivio para el dolor múscular

La árnica es una hierba que a veces se usa para dar sabor a los alimentos, sin embargo, se usa tradicionalmente en homeopatía como anti-inflamatorio. Este efecto, además de la actividad antiagregante plaquetaria, ha sido probado experimentalmente para algunos de los componentes de árnica.


La gente suele utilizar árnica para el dolor causado por la osteoartritis.

También se usa para sangrado, hematomas, hinchazón después de la cirugía y otras afecciones, pero no existe una buena evidencia científica que respalde estos usos.


Por su parte el DICLOFENACO sódico es un antiinflamatorio que posee actividades anal­gésicas y antipiréticas y está indicado por vía oral e intramuscular para el tratamiento de enfermedades reumáticas agudas, artritis reu­matoidea, es­pon­dilitis anquilosante, artrosis, lumbalgia, gota en fase aguda, inflamación postraumática y postoperatoria, cólico renal y biliar, migraña aguda, y como profilaxis para dolor postoperatorio y disme­norrea.


Hasta el presente, son insuficientes los datos disponibles acerca del empleo de DICLO­FENACO durante el embarazo y la lactancia, por ello, no se recomienda durante el embarazo y la lac­tancia.


Por sus múltiples beneficios ambos componentes se utilizan en pomada o gel para ser utilizada como ungüento para:


+Aliviar la inflamación (hinchazón, calor, enrojecimiento y dolor), especialmente en las articulaciones


+Aliviar los síntomas de la osteoartritis


+Tratar determinadas enfermedades de la piel causadas por una cantidad excesiva de rayos ultravioleta (del sol o de una cama solar).


Para mayor información en El Ángel de la Salud llámanos al 512-277-3658

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo