¿Por qué es importante desparasitar a los niños?

Los parásitos intestinales se da por la ingesta de huevos o larvas, las más comunes son las lombrices intestinales que al ser ingeridos se abren en los intestinos, donde se transforman en parásitos adultos del tamaño de un grano de arroz.


Es de resaltar que a los dos meses, las hembras ponen sus huevos en el recto, durante la noche.


Esto provoca mucha comezón, por lo que los niños se rascan mucho y al hacerlo se llevan los huevos en las manos y los pasan a otros niños, empezando el ciclo de nuevo.



Los niños que tienen parásitos llegan a tener molestias como:

  • dolor de estómago

  • anemia

  • desnutrición

  • diarrea

  • sangrado intestinal

Estos parásitos se encuentran en la materia fecal humana, que al contaminar el agua, suelo y otros objetos, entran en contacto con los alimentos y provocan contagio de las personas, si éstas, no se lavan las manos antes de comer, después de ir al baño o al preparar alimentos, transmitirán el parásito.


Para evitar los parásitos intestinales tanto adultos como niños debemos lavarnos las manos antes de comer y después de ir al baño para evitar los contagios.


Cabe destacar que el Instituto Mexicano del Seguro Social establece en su Cartilla Nacional de Salud que los niños mayores de dos años deberán recibir una dosis de albendazol en suspensión, dos veces al año.

Al controlar la parasitosis en los niños, disminuye el nivel de desnutrición y de anemia. Se evita igualmente trastornos en el desarrollo y el aprendizaje.


Además, es importante resaltar que la parasitosis puede producir obstrucción intestinal, provocando el deceso del menor de edad

66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo